¿Qué hacer para calmar el hambre?

Muchas personas se quejan de que no pueden hacer dieta porque sienten mucha hambre durante el día o ansiedad, es por ello que es necesario dejar de hacer cualquier cosa cuando comemos y concentrarnos en las sensaciones de nuestro paladar y estómago, ya que de esta manera podemos saber con qué frecuencia hemos comenzado a comer algo sin tener hambre, o hemos continuado comiendo mucho después de sentir la saciedad.

Numerosos estudios demuestran que las personas que comen despacio consumen menos, esto se debe a que si se ingiere con rapidez, no se da tiempo a que lleguen al cerebro las señales de saciedad, y cuando llegan lo hacen tarde. Por el contrario, si comemos despacio, masticando bien, saboreando cada cucharada y haciendo pausas entre bocado y bocado, damos suficiente tiempo a nuestro estómago para informarle al cerebro sobre si hemos ingerido lo suficiente.

Es necesario promover la necesidad de volver a reconocer el hambre fisiológica y así evitar el deseo de comer por factores como el aburrimiento, la ansiedad, la tristeza, el aspecto, olor y sabor de ciertos alimentos, de esta manera, controlamos la sensación de hambre.

Tenga en cuenta que comer despacio es un hábito que se puede adquirir con la práctica, por ello se deben evitar distracciones como la televisión durante la comida y cuando ya no sintamos hambre, debemos soltar los cubiertos y dejar lo que quede en el plato, pues eso no lo necesitamos y perjudica a nuestro cuerpo con exceso de peso.

PUBLICADO EN LA REVISTA P&M